martes, 13 de septiembre de 2011

Aborto




Fue tan fácil llegar a amarte.
Tan sencillo sentirte como el centro de mi universo.
Desde el momento en que supe que existías, simplemente mi vida cambió y fui feliz.
Te veo crecer y siento que el Tiempo pasa tan malditamente rápido. Me duele perderme tus pacitos, tus logros, tus risas y tus llantos. Eres tan perfecta. Tan hermosa.
Siento que mi corazón explota de felicidad cada vez que me dices te quiero. Ni siquiera sabes pronunciar bien las palabras, pero tu cariño se expande como en ondas y llega a los niveles más oscuros de mi alma, llenando todo de luz.
Tus sueños, tu confianza. Tus juegos y esperanzas. Todo de ti me parece lindo. Todo lo tuyo me hace sentir tan viva, tan contenta. Tan plena.
Sentirme tan grande, tan fuerte. Derepente ya no soy solo yo. Dependes de mí. Y aunque no lo creas, dependo tanto de ti... Tanto.
Llenas mi mundo de colores.
Las noches en vela no fueron en vano. Sueño, frío, estres. Cualquier cosa vale por ver tus sonrisas cada día iluminar mi vida.
No todo ha sido fácil.
No todo lo será.
Pero vale la pena cualquier sacrificio. Me lo Recuerdas cada vez que me dices "mamá".



Despierta.
Esto jamás llegó a pasar.
Recuerdas que tuviste la oportunidad de tener algo así pero, literalmente, la bostaste?
Hay cosas que jamás se recuperan.

Nadie es remplazo de nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario