domingo, 11 de octubre de 2009

Flores de Verano


Ultimamente he estado recordando bastante. Con esto del esguinse y los diez dias de reposo absoluto... Despues de estar ocho dias seguidos conmigo misma, a solas, me aburri. Porque, el hecho de ser yo conmigo... bueno, no tenngo nada interesante o nuevo que contarme.

¿Absurdo, no?

Creo que la soledad, siempre tan embustera, me esta volviendo algo loca. Mas aun de lo que ya estaba. Y bueno, en todas estas 192 horas de estar conmigo misma, he recordado cosas que crei enterradas en mi memoria.
Como dicen, he estado sacando los trapitos sucios al sol. Interesante... A veces las cosas resultan graciosas, a veces hasta un poco deprimentes.

Algunos de los tantos recuerdos que afloraron en mi, fueron los de Copiapo. Cuando iba alla todos los fines de semana, cuando vivia y moria por el... Emm, omitamos eso. Aunque, en realidad, es un tema bastante importante, a pesar de que hoy me da risa y un poco de verguenza acordarme y darme cuenta de lo estupida que era a esa edad... en fin.

¿Pensar que soñe dos dias seguidos con este tipo en cuestion? Woow! Aunque en los sueños, cuando lo veia, me daba risa, y pensaba: " Y me gustaba este tipo?" Ay... a veces la ingenuidad es mucha y da paso a la ceguera y a la estupides.

Por lo menos me sirvio de algo. Dos noches seguidas sin tener pesadillas =)
Pero de esto ya hable en otra ocacion.

Y bueno, con esto de acordarme de Copiapo, me acorde de la casa de mi tio. A la que iba todos los fines de semana.
La cosa mas maravillosa que tenía la casa, era el jardin. El jardin que estaba por todos lados plantado con jirasoles gigantes, como de dos metros y medio de altura cada uno. Era un paisaje simplemente precioso.

Y recuerdo que podía estar horas ahí. Sentada, mirando la naturaleza, rodiandome, extaciandome, haciendome parte de ella. Era un tanto abrumador, si. Pero ver estos jirasoles gigantes me hacía tenerle una devocion y respeto casi divino a la querida Madre Tierra.
Las mariposas volaban alegres, libres, por entre las flores. No solamente habían girasoles. Tambien habían lilas, margaritas, y unas flores blancas preciosas de las que nunca me acuerdo del nombre.
No se porque soy un iman para cualquier animal o bicho, pero me acuerdo que una vez se me paro una mariposa en la cabeza. Ese día hubiese sido muy lindo si no me hubiesen picado los zancudos.

Esas eran mis tardes de verano a los diez años. Las mañanas, al igual que ahora, dormia hasta tarde.... Por las tardes salía al centro, a caminar, a comer un helado. Simplemente a pasear. Y era a la hora des crepusculo cuando me quedaba en el jardin. Ver al Sol esconderse; el cielo pintado de distintos matices, que variaban desde el celeste mas claro hasta el rojo mas profundo; la musica que producian los cientos de bichitos que comenzaban a esa hora su vida nocturna. Y los jirasoles gigantes, que contrastaban ,como sombras largas llenas de vida, se veía la silueta de estas flores contrastando con los distintos pero brillantes colores del cielo.

Eso era algo simplemente perfecto.
Una de las tantas cosas de las que me he acordado en este tiempo.
Fue lindo mi periodo de vida alla. Fui feliz.

Pero ahora... bueno, esto lo voy a publicar mas adelante, pero ahora, que lo estoy escribiendo, lo unico que atina a pensar mi cabeza es que me quedan unas malditas 48 horas encerrada aca, conmigo misma.

Supongo que cuando vuelva al mundo exterior me voy a conocer mejor xD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada