sábado, 29 de agosto de 2009

Rain...


La lluvia cae violenta, como el llanto desesperado de un niño... No me gusta. No asi. Me recuerda a hace unos pocos dias, cuando yo tenia complejo de cielo y me llovi.
Ese dia... Tambien llovio. llore yo toda la noche y cuando sali al colegio esa mañana, no podia llorar en la caye, Sin embargo senti como unas pequeñas gotas caian por mi cara, por mis manos, algo suave pero constante... Llovia sin embargo ya se habia derramado toda el agua posible. El dia habia amanecido igual que yo.

Pero hoy... Hoy parece que el agua no va a parar nunca de caer... Me da pena. Me gusta mucho la lluvia, la melodia que siempre trae consigo. Pero hoy dia no. No es una lluvia feliz.
El agua cae desesperada, desiosa y con un querer violento de poder tocar tierra.
Y en fin... una melancolia reina mientras la lluvia canta esta melodia agonica que solo unos pocos son capaces de comprender.

Los gatos del barrio, que casualmente tienen mi patio como centro de reuniones, estan todos mojados. Se vinieron a refugiar a mi escalera, que tiene como un techito. Se ven graciosos, asi, tienen una cara de... Una amiga pone la misma cara cuando escucha algo muy tonto.

Y a pesar de que la lluvia cae triste, violenta, una parte de mi se muere por salir a saltar en los charcos. Sentir que las gotas caen en mi cabeza, en mi piel. Como un baño de vida con ropa. Pero estoy enferma... No puedo. Y no seria algo alegre. La lluvia cae triste, se nota.

Pero es como adictiva, verla caer, oir la melodia en cual relata sus penas... Y asi me quede, sentada en un cojin, viendo la lluvia caer al otro lado de mi ventana...
Y deberia estar durmiendo, son las 06:30 a.m. y yo comoo una burra congelandome, viendo unas lagrimas gigantes caer del cielo. Porque esta lluvia... Ni siquiera me trae felicidad. Se que una lluvia tan violenta... No cae feliz. Lluvia a fines de Agosto...

Me dio frio. Abri las cortinas mientras esperaba a que se cargue el computador. Espere un rato...
Y ahora estoy escribiendo esto, mientras escucho como las violentas gotas que caen del cielo golpean mi techo, el suelo, y aun gato de mala suerte que no alacanzo a refugiarse en la escalera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada