sábado, 29 de agosto de 2009

Diferencias



Si tu eres blanco yo soy negro.

Si tu eres agua yo soy fuego. Hay tantas difencias exitentes entre los dos... Y a la vez. Somos uno. Me gusta tu manera de escucharme tiernamente, con una paciencia infinita que solo tu sabes proyectar.
Mis miedos, mis pesares. Se convierten en cenizas una vez que te los cuento. Todo parece mas facil, mas simple. Mas llevadero. Y esque somos distintos, si. Pero esque en ti es donde unicamente encuentro paz. Donde encuentro una guia espiritual para mi vida. Contigo mis equivoaciones se omiten, porque todo aquello en lo que yo soy mala tu eres bueno. Y viceversa.
Y esta utopia tan magica que vivo contigo... Me da miedo de que un dia se termine. Porque es tan irreal... Haces que mi mundo, tan dañado y tan vulnerable vuelva a tener color. Aunque sea solo un segundo, mi corazon vuelve a latir. Y esque tu no eres un parche para mi corazon tan dañado. Eres uno nuevo, vivo, latiente, pacifico y a la vez rapido. Me dejas ser libre y a la vez me proteges de todo. De todos. Contigo... el agua del mar es dulce. Apagas mis mas tortuosos herrores. Calmas mi intranquilidad y tendencia a ser volatil. Y enciendes hasta mis mas pacificos sentidos cada vez que quieres.

Es increible, como tu, tan hombre, tan humano, eres el mejor resultado de cualquier tipo de arte y creacion. Porque en ti va todo, va la expresion, va la musica, el sonido, las palabras bellas, va la pintura.
Es casi como si un grupo de artistas se hubiesen basado en uno de mis mas escondidos sueños y lo hubiesen traspasado a la realidad.

Tantas diferencias. Tanto complemento. Tanta vida que corre por tus venas y por las mias. Porque por primera vez no me molesta decir que soy vulnerable. Tu eres fuerte. Por los dos. Asi como toda tu ternura, que solo expresas tan dulcemente conmigo, yo la expreso en todo momento y lugar. Y no me molesta ya ser espontanea. Porque tu eres mi cable a tierra. Ese que me perimite volar pero que no permite que me eleve en una nube para despues tener un aterrisaje duro y forsozo. Tu no permites que me marche. Bueno, yo tampoco deseo irme. No sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario